hierro

[vc_row row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" css_animation=""][vc_column][vc_column_text]

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" padding_top="30" css_animation=""][vc_column][vc_column_text]De todos los procesos electroquímicos utilizados hasta el presente, uno de los que posee mayor interés, tanto desde el punto de vista teórico como desde el punto de vista tecnológico, es sin duda, la electrodeposición de los metales.

La electrodeposición de los metales se ha utilizado y se sigue utilizando cada vez más para distintos fines, algunos de los cuales, más conocidos, enumeramos a continuación:
  • En la lucha contra la corrosión, especialmente en la protección del hierro o aceros.
  • En el mejoramiento del aspecto externo de diferentes objetos metálicos utilizados con fines muy diversos.
  • En estructuras metálicas y obras de ingeniería que deben cumplir cometidos específicos de carácter tecnológico.
  • En joyería, decoración y artículos de bisutería.
  • En Galvanotipia o en réplica de moldes a utilizar en la electroerosión.
  • En electrónica (componentes) y en circuitos impresos.
El proceso de electrodeposición de metales consiste, a grandes rasgos, en la descarga de un metal sobre un electrodo llamado cátodo, en contacto con una disolución-electrólito conteniendo primordialmente iones de ese metal, por el paso de la corriente eléctrica continua, al propio tiempo que en otro electrodo denominado ánodo se produce la parcial disolución del metal. Cuando aplicamos un potencial a un electrodo metálico sumergido en un baño electrolítico, la corriente eléctrica no fluye inmediatamente. Para que ello ocurra hemos de aplicar un potencial crítico: el potencial de descarga. A partir de ese momento, la corriente aumenta bruscamente y comienza la reacción de electrodo y es donde se inicia el proceso de electrodeposición. El proceso de la electrodeposición de un ión es un proceso por etapas. Cuando no existe un campo eléctrico, los iones están distribuidos en la disolución-electrólito completamente al azar. Ahora bien, al aplicar el campo eléctrico se produce una migración de esos iones hacia el cátodo, llegando primero a la capa difusa. Una vez en la doble capa eléctrica y después de perder su envoltura acuosa, el ión metálico se incorporará plenamente en la red cristalina metálica del cátodo por transferencia de carga. Por último mencionar los parámetros que influyen en el proceso de electrodeposición:
  1. Naturaleza y estado superficial del cátodo (metal-base)
  2. Densidad de la corriente aplicada.
  3. Agitación del electrólito.
  4. Temperatura aplicada.
  5. Concentración de iones metálicos presentes.
  6. Concentración de iones hidrógeno (pH)
  7. Agentes de adición presentes.
Os dejamos este link donde podéis encontrar más información sobre la  electrodeposición: https://goo.gl/k5Esru[/vc_column_text][vc_separator type="transparent" up="25" down="0"][/vc_column][/vc_row][vc_row row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" css_animation=""][vc_column][vc_column_text]
Abrir chat