Servicios

El fin más frecuente e importante de los recubrimientos metalicos es el de proteger a otros metales de la corrosión. Otros usos son: lograr un conjunto de propiedades diferentes que no están reunidas en un metal solo o fines decorativos.

Acabados

Disponemos de una extensa gama de acabados decorativos; aplicándolos en hierro, latón, zamalt, aluminio, acero inoxidable y calamina.

Pulido

Disponemos de pulidos manuales y pulidos por vibración. En acabados brillantes y mates. Los metales a tratar pueden ser hierro, latón, inox, zamalt y aluminio.

Lacado

Recubrimiento de superficie con LACA, un barniz natural obtenido de la savia de ciertos árboles resinosos y utilizado para endurecer y decorar ciertas piezas y objetos de uso doméstico y decorativo.

Restauraciones.

objetos litúrgicos, objetos de decoración, vehículos clásicos…

En tradusa, restauramos cualquier pieza metálica, que se encuentre deteriorada por el paso del tiempo o por el uso, volviendo a su estado original. Como por ejemplo coches antiguos, motos, bicicletas, artículos religiosos, lámparas, mobiliario auxiliar, etc…
Muchos objetos puramente utilitarios, han sido fabricados en todo tipo de metales y aleaciones. Están en su mayoría decorados, pueden tener incrustaciones, grabados, repujados y variedad de pátinas . Aluminio, bronce, cobre, latón, hierro, oro y plata son algunos de los metales más usuales.

 

Todos ellos sufren en mayor o menor medida la influencia del tiempo. La oxidación y el desgaste, el envejecimiento del tono original, roturas y abolladuras, son algunos de los problemas más comunes que presentan las piezas de metal.

 

Los procesos de restauración de metales varían en función del metal que se trate y del problema que tenga, en general intervienen los procesos químicos y mecanizados, con los que se podrá devolver todo el lustre y brillo a los objetos tratados..